La decisión de comprar una vivienda es de las más difíciles que tenemos que plantearnos a lo largo de nuestra vida.

Tendemos a pensar si existe un lugar ideal para nosotros sabiendo que la vida puede dar muchas vueltas y nuestras necesidades podrían cambiar en un futuro. Incluso cuando tenemos claro donde nos gustaría vivir hay muchos inconvenientes que nos generan dudas.

Generalmente, el principal problema con el que nos topamos es el dinero. Los precios altos de las viviendas libres y los bajos sueldos y/o la inestabilidad laboral nos impiden hacer frente a una entrada y a la hipoteca.

Por ello, existen opciones que facilitan a las personas más vulnerables económicamente a tener una vivienda: las viviendas protegidas.

¿Sabes que son las viviendas protegidas?

Las viviendas protegidas o VPO, son viviendas con precios inferiores a los de las viviendas libres, pero con algunas limitaciones y requisitos.

Debe ser la vivienda habitual y para acceder a ella hay que tener unos ingresos por debajo de la cantidad establecida determinada por cada comunidad autónoma.

¿Qué tipos de viviendas protegidas hay?

Tendremos que tener en cuenta nuestra situación para elegir el tipo de vivienda protegida que más se ajuste a nuestras necesidades.

Existen 2 tipos de vivienda protegida:

Viviendas de protección concertadas (VPC).

  • Son viviendas con condiciones flexibles con un precio de 1770€ el metro cuadrado con una superficie máxima de 110 m2 y se puede acceder a ellas aun teniendo otra vivienda en propiedad.
  • Para este tipo de viviendas protegidas no es necesario justificar un nivel de ingresos a no ser que se quiera acceder a las ayudas oficiales, que los ingresos por unidad familiar no deben superar el máximo estipulado.
  • Este tipo de viviendas están exentas del impuesto de las hipotecas o ADJ (impuesto de Actos Jurídicos Documentados) y tienen un IVA del 10% en su compraventa.
  • El plazo para su posible venta o alquiler es de 5 años y no puede superar el precio máximo legal.

Vivienda de protección autonómica (VPA).

  • Son viviendas promocionadas y construidas por empresas privadas, pero subvencionadas por la Administración.
  • Tienen una superficie máxima de 90 m2 con un precio de 1570€ el metro cuadro, muy por debajo del precio de las VPC.
  • Igual que pasa con las VPC, para las VPA no es necesario justificar un nivel de ingresos a no ser que se quiera acceder a las ayudas oficiales.
  • También están exentas del ADJ y de aplica el 10% de IVA en su compraventa.
  • Además, te proporcionan una bonificación del 50% del IBI durante los 6 primero años, con una reducción de los aranceles (registrales y notariales) referentes a todo el proceso de adjudicación del inmueble y a los préstamos hipotecarios.
  • El plazo para su posible venta o alquiler es de 5 años desde su compra y, de igual manera que las VPC, no pueden superar el precio máximo legal.

Tanto las VPC como las VPA tienen una garantía de 10 años.

De igual manera, existen unas excepciones, independientemente de los 5 o 10 años, para su venta o alquiler:

  • La vivienda no es adecuada, posiblemente por ampliación de la familia.
  • Ejecución de un préstamo y la vivienda se lleve a subasta.
  • El titular de la vivienda se ve en la necesidad de cambiar de localidad.
  • La vivienda no tenga accesibilidad para algún miembro de la unidad familiar.

Compramos tu piso. Contáctanos sin compromiso.


    He leído y acepto el Aviso Legal y Política de privacidad

    Acepto recibir información comercial.